Quien tiene un automóvil siempre tiene el riesgo de que su unidad sufra un golpe o una rayadura, esto se puede dar por un accidente de tránsito o incluso por estacionarse mal, entre otros motivos.

En el blog de ITALCAR le compartimos algunos de los trabajos más comunes en hojalatería y pintura, con información tomada del sitio Dr. Auto.

Abolladuras: las abolladuras se solucionan “sacando el golpe” o en otras palabras, regresando el material a su lugar original, en ocasiones se tienen que arreglar faros que también hayan sido afectados por ese choque con otro auto.

Rayones: un rayón es lo más común, se originan comúnmente en un accidente. En estos casos se debe evaluar si es posible realizar la restauración, sin tener que pintar más allá de la rayadura.

Sustitución de partes: aquí se debe instalar la pieza de manera correcta, por lo cual se debe encontrar la pieza adecuada y asegurarse además que el color sea compatible.

Pintura en general: si quiere que su auto luzca muy bien con el nuevo color que le apliquen, hay que tomar en cuenta que hay tres tipos de pintura:

  1. Laca: de un brillo espectacular, pero que necesita mantenimiento.
  2. Esmalte: menos brillante, pero con colores más intensos.
  3. Uretano: es común, de material duradero y económico.

Enderezado de chasis
: en accidentes graves, las partes del chasis sufren severos daños, por lo tanto, su enderezado es la forma de solucionarlo, y donde además se tienen que arreglar otros elementos como las llantas, los sensores, luces y hasta la suspensión.